jueves, 19 de marzo de 2020

Entrevista Mila Abadia "el arte es la mejor de las fórmulas para transmitir ideas y valores"

El pasado 9 de marzo dio comienzo la VI edición de Mujeres Mirando Mujeres. Una magnífica oportunidad de aprovechar este maldito confinamiento para conocer un poco mejor el trabajo de las muchas profesionales que forman parte del mundo del arte.

Para presentarnos esta edición hemos hablado con su creadora, Mila Abadía.



Mila ¿cuáles son las principales novedades de esta edición?

En realidad este año no tenemos más novedad que la de seguir al pie del cañón. Sí destacaría el hecho de que la participación latinoamericana sigue creciendo. Cada día sumamos miradas y tejemos redes que nos hacen más fuertes. Junto a ellas, siguen presentes colaboradoras que apostaron por MMM desde la primera edición. Todo esto en sí, no siendo una novedad, es lo que valida año tras año el proyecto.


Sin embargo, los objetivos siguen siendo los mismos, visibilizar el trabajo de las mujeres en el mundo del arte, ¿verdad?

Así es, desde el primer momento hemos buscado dar visibilidad tanto a las artistas como a las gestoras culturales que cada día apuestan por dar lugar y valor a las creadoras con las que trabajan. Todas, artistas y gestoras somos mujeres con un objetivo común, capaces de dejar de lado nuestras diferencias para construir con nuestras cercanías.

MMM busca construir y poner en valor lo que tantas veces se nos niega. Nuestra presencia, nuestro trabajo, nuestra propia visión del mundo que nos rodea. Y lo hacemos como mejor sabemos, utilizando el arte como herramienta.

Basándonos en esas premisas y en el hecho de que el arte es la mejor de las fórmulas para transmitir ideas y valores, estamos convencidas de nuestra obligación de apropiarnos de él para combatir los micro y macromachismo que vivimos cada día.

Pretendemos, como muchos otros proyectos, reivindicar el papel de la mujer en la sociedad mientras las trilladas frases “techo de cristal” y “doble jornada” siguen estando a la orden del día. Avanzamos, ocupamos algunos espacios, pero nunca, o muy limitadamente, en posiciones de poder, ni en el arte ni en otros ámbitos.

Volvamos un poco a los inicios de MMM. ¿Cómo surge la idea de crear un proyecto en el que se visibilice el trabajo de la mujer en el ámbito artístico?

Aunque en un primer momento fue más un arrebato personal que otra cosa, hubo un momento que lo hizo posible.

En 2009 pude visitar elles@centrepompidou, el museo dedicaba el 100% de su espacio a una exposición de su colección basada en estrictos criterios de género, aquello se quedó en mi memoria y agitó mi conciencia un tanto aletargada durante algunos años después de un activismo juvenil bastante movido.

Años más tarde la necesidad de dar un paso adelante, de formar parte de un cambio que clamaba por producirse hizo que germinara la idea, desde el primer momento tuve la suerte de contar con mujeres que apoyaron el proyecto sin reservas.

Nos dábamos cuenta de las posibilidades que nos brindaban las nuevas tecnologías, cada día con mayor facilidad para acceder a la información y las herramientas necesarias para evidenciar realidades. Siempre hemos entendido que estamos obligadas a dar un paso más en ese larguísimo camino que supone la igualdad real y eso es lo que hicimos, dar un pasito, y otro, y otro, cada vez más acompañadas.

Seguir combatiendo una lacra social tan evidente como es la desigualdad, es algo inevitable, nosotras lo hemos llevado al arte, también lo hacen otras iniciativas y por eso nos sentimos orgullosas, formamos parte de algo mucho mayor.

Con el tiempo entendimos que debíamos sumarnos al desarrollo de unas prácticas feministas que den testimonio de la diversidad de perspectivas de concebir y experimentar la identidad, los roles de género, la sexualidad, y la experiencia cultural.

Y dada de esa necesidad Mujeres Mirando Mujeres se fue afianzando con una visión política y activista de nuestras acciones. No podíamos ni podemos mantenernos ajenas a todo el movimiento que se está generando.

¿Cómo seleccionáis a las artistas, gestoras, galeristas, etcétera que participan en cada edición?

En un principio lo hacíamos por invitación, seleccionábamos a aquéllas gestoras cuyo perfil nos parecía de interés para el proyecto y las invitábamos a participar. A partir de la IV edición decidimos abrir convocatoria, nos daba un poco de vértigo, fueron miedos infundados. Tuvimos una magnífica acogida, y esto nos permitió dar un gran salto en participación, también en internacionalización, pero sobre todo en nuevas miradas.

A la hora de realizar la selección nos basamos en el tándem formado por artista y gestora, sus trayectorias, la calidad de sus trabajos y desde luego, su posición en lo que al arte y el feminismo se refiere. En lo relativo a los proyectos invitados buscamos aquellos que pretendan implementar acciones de carácter colectivo o que tengan en su concepto de comisariado planteamientos que consideren a la mujer y la necesidad de hacer visible su valor social y por supuesto que se realicen con perspectiva de género.

¿Cuáles crees que son los principales retos a los que enfrentáis las mujeres a la hora de crear una carrera profesional en el arte?

La situación de la mujer en el arte salta a la vista, basta con acudir a cualquier galería, feria o museo. Y es que el arte se sigue organizando de la misma manera tal como, año tras año, demuestran las estadísticas de Mujeres de las Artes Visuales.

Pienso que el principal problema radica en la dificultad de las mujeres para acceder a puestos de responsabilidad, si no detentamos el poder los cambios son siempre mínimos, esto ocurre en todos los campos.

Es importante que esos puestos de alta dirección se cubran por concurso público y que los jurados tengan una composición paritaria, creo que eso sería un buen principio para ir venciendo dificultades.

Cuando hablamos del papel de las mujeres en el ámbito profesional, siempre se crea bastante polémica. Déjame que haga ahora de abogado del diablo y que entremos un poco en la polémica ¿crees debe de primar el género de un artista sobre su calidad a la hora de seleccionar la obras que mostrarán en un museo?

Una polémica manida que no lleva a ninguna parte si me permites, no es necesario ese planteamiento, hay calidad de sobra en el trabajo de las artistas.

Como en cualquier ámbito y en todo momento histórico, cuando existe una discriminación no hay una mano invisible que hace que las cosas se nivelen solas, está demostrado que no es así, son necesarios  mecanismos de equilibrio, normas que ayuden al cambio, que coloquen el foco sobre realidades e injusticias.

Todas y todos hemos sido socializados en el patriarcado, durante miles de años, de ahí esa necesidad de normativa si queremos conseguir acabar con él como sistema de codificación social.

¿No crees, que es precisamente el mundo del arte, un sector adelantado a la hora de defender la igualdad y la diversidad?

Pues si, así debería ser, aunque me temo que no lo es, desde fuera debe ser sorprendente ver cómo quienes nos llenamos la boca con presupuestos de desarrollo cultural, quienes vamos de “adelantados”, a quienes se nos supone culturalmente activos no seamos capaces de realizar los cambios que se necesitan, creo que deberíamos abanderar esos cambios. En realidad, muchas compañeras y también algunos compañeros ya lo están haciendo y eso es esperanzador e ilusionante.

¿Retirarías una obra de Velázquez de El Prado para exhibir una de Sofonisba Anguissola?

¿Cuántas obras de Velázquez se exhiben en El Prado?  ¿Cuántas de Anguissola? Seguramente hay espacio para los dos. Aún así, siguiendo tu pregunta, sí, la retiraría, no porque crea que el primero no se merece estar donde está, sino porque pienso que la segunda no está en el lugar que merece.

Es necesario revisar la historia, la historia no es una verdad absoluta, es un relato que ha llegado a nosotros aunque no forzosamente una narración real. Hay muchas mujeres olvidadas y silenciadas, muchas mujeres deglutidas por la historia.

Estamos obligadas a reescribir esa historia,  dar voz y lugar a aquellas grandes artistas olvidadas, excluidas continuamente del modelo de “genio creador”. Y Sofonisba es una de ellas, sin duda.

Volvamos al proyecto, ¿cuál es el futuro de Mujeres Mirando Mujeres? ¿Cuáles serán los próximos proyectos?

MMM está planteándose muchas cosas, pensando y repensando cómo seguir adelante. Esta es nuestra sexta edición online, hemos crecido muchísimo. Los dos últimos años hemos podido organizar nuestra colectiva anual. Queremos continuar, sabemos de la necesidad de plataformas como esta pero nada es fácil para un proyecto que surgió de la nada y que no cuenta con más apoyo que el de las participantes y las colaboradoras que forman parte del equipo; y esto, siendo fundamental, puesto que sin ellas no hubiera habido ni una segunda edición, hoy por hoy es complicado de llevar. Así que vamos a estudiar otras formas de actuación que te prometo serás de los primeros en conocer.


Desde el 9 de marzo y hasta el 13 de junio Mujeres Mirando Mujeres publicará un artículo en la que una profesional del arte presentará el trabajo de una artista. Podéis seguirlas en su página web y consultar todas las seleccionadas en esta edición aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario