martes, 1 de octubre de 2019

"La fina línea que separa el arte de la mendicidad" de Marc Montijano denuncia la precariedad en la que viven los artistas


NOTA DE PRENSA

Con la acción, el artista Marc Montijano plantea una reflexión sobre el mundo del arte, denunciando la precariedad en la que viven los artistas en España.

El artista, conocido por sus llamativas performances, ha dispuesto esta mañana un grupo de modelos junto al Museo Nacional Reina Sofia de Madrid (MNCARS). Varios personajes sacados de su característico universo (desnudos, rodeados de cuerdas y con un saco cubriéndoles el rostro), se encuentran simbólicamente mendigando junto al museo. Tres figuras de pie permanecen inmóviles junto a un personaje central sentado, que porta un trozo de cartón con el título de la acción. Una performance, con un mensaje de denuncia, que han podido disfrutar los sorprendidos viandantes que en aquel momento pasaban por la zona.

La performance ha durado pocos minutos, el tiempo necesario para realizar el trabajo y tomar varias imágenes. Una “acción de guerrilla”, como las denomina Marc Montijano, un artista con un trabajo comprometido, que usa el arte como herramienta social. En este caso denunciar y visibilizar el trato abusivo que sufren tantos artistas en este país.

Como ha indicado Montijano: “El Reina Sofía es un símbolo, parto del respeto a esta institución. Pretendo hacer una crítica al mundo del arte en España en general e invitar a la reflexión. En los últimos años, ha habido un boom de infraestructuras culturales, se realizan numerosos proyectos y actividades, la cultura mueve mucho dinero, pero no deja de ser un espejismo. Los recursos, generalmente públicos, llegan mínimamente al creador. La mayor parte de los presupuestos se destinan a sostener la propia infraestructura de las instituciones o de los proyectos, es decir los gastos del continente y del personal que allí trabaja. El artista se mueve entre la gratuidad y los presupuestos irrisorios, en la mayoría de las propuestas. Con ello se ha creado un sistema enteramente amateur, pues la mayoría de artistas en España no pueden vivir del arte y se mantienen con otros trabajos. Artistas, muchos de ellos de renombre, que por orgullo o vergüenza no quieren hacer pública esta situación”.

Montijano, conocido artista de perfomance, que lleva más de diez años trabajando con grandes museos y galerías, alterna voluntariamente proyectos institucionales con acciones completamente independientes, jugando entre lo institucional y la calle. Para según sus palabras, “no dejarme domesticar y seguir siendo libre para hacer y decir lo que pienso”. Este proyecto tiene la intención de dar un mensaje para intentar cambiar la dinámica de muchas instituciones culturales, con la programación saturada de contenido pero vacía de presupuesto para los artistas.

Este trabajo no es puntual dentro de su dilatada trayectoria, el artista ya ha expresado su visión sobre el mundo del arte en diversas ocasiones como con Celebratio vacuum (La celebración del vacío), en la Galería JM de Málaga en 2017, Please, don’t feed the artista, 2016 y El peso del Arte, 2018, acciones llevadas a cabo en el Museo de Jaén. Proyectos que plantean una reflexión sobre los mecanismos que rigen el mundo del arte.

Marc Montijano, artista visual y performer. Doctor en Historia del Arte por la UMA. Su obra posee un gran peso conceptual. La estética turbadora y el fuerte peso mediático de su trabajo, esconde un universo reflexivo y fecundo, con una gran base teórica y un fuerte trasfondo espiritual. Rechazando lo artificioso, reflexiona sobre distintos aspectos de la relación del ser humano y la sociedad actual, habla del hombre embrutecido y la necesidad de cambio.




No hay comentarios:

Publicar un comentario