miércoles, 13 de septiembre de 2017

蔡国强 Cai Guo Qiang nos descubre "El espíritu de la pintura" en El Prado

Cai junto a Las Meninas de Velázquez, 2017
 Foto de Javier Molina, cortesía de Cai Studio
Los amantes del arte chino no estamos acostumbrados a que en nuestro país se celebren grandes exposiciones sobre artistas chinos, por eso, cuando un gran museo como El Prado nos propone una magnífica exposición de uno de los artistas chinos más relevantes, Cai Guo Qiang (al que en su día elegimos como uno de los 10+1 artistas chinos que deberías conocer), nos sentimos muy ilusionados.

Esta será la segunda vez que El Prado dedica una retrospectiva a un artista vivo en sus casi 200 años de historia tras la dedicada al estadounidense Cy Twombly en el 2008. 

¿Quién es Cai Guo Qiang?

La obra de Cai Guo Qiang se ha hecho famosa en todo el mundo por utilizar un elemento tan característico chino como es la pólvora, para crear potentes imágenes que hablan sobre la propia naturaleza humana.

Nacido en Quanzhou, provincia de Fujian, estudió escenografía en la Academia de Teatro de Shanghai. En su adolescencia Cai Guo-Qiang vivió los efectos de la Revolución Cultural de Mao lo que le ha llevado a declarar que "En cierto sentido, Mao Zedong influenció a todos los artistas de nuestra generación con su romanticismo y sentimientos utópicos". Desde muy temprano en su carrera artística, exploró diferentes técnicas de expresión como la pintura, la escultura, el vídeo y la performance. Pero no fue hasta su traslado a Japón en 1986 cuando comenzó a trabajar con la pólvora como elemento plástico, lo que le ha hecho internacionalmente conocido. Tras esta etapa japonesa sumamente prolífica en obra, exposiciones y galardones, se trasladó a Nueva York en 1995 donde reside en la actualidad.

Cai Guo-Qiang, Last Carnival, 2017. Pólvora sobre lienzo. Foto de  Yvonne Zhao, cortesía de Cai Studio

La obra de Cai Guo-Qiang se inspira en una temática muy amplia de ideas, tradiciones y narrativas como el feng-shui 风水, la medicina tradicional china, las pinturas shan shui 山水 (de las que algún día, espero no muy lejano, os hablaré), la naturaleza y el retrato. Así, basándose en la filosofía oriental y las cuestiones sociales contemporáneas, sus proyectos tienen como objetivo establecer un diálogo entre los espectadores y el universo más amplio que los rodea, utilizando para ello un enfoque muy personal del artista sobre la cultura y la historia.

El éxito de su trabajo le ha llevado a ser el primer artista chino al que el Guggenheim de Nueva York dedicó una retrospectiva, además de haber realizado exposiciones en los mejores museos del mundo como la Tate Modern de Londres, el MoMa de Nueva York, el Museo Árabe de Arte Moderno de Doha y ahora, El Prado en Madrid. 

Entre los galardones recibidos por Cai Guo-Qiang constan el León de Oro en la 48ª Bienal de Venecia en 1999, el Premio de Arte de Hiroshima en 2007 y el 20º Premio de Cultura Asiática de Fukuoka en 2009. Entre sus premios más recientes se incluyen el Premio de la Fundación Barnett y Annalee Newman en 2015, el Premio Bonnefanten de Arte Contemporáneo (BACA) 2016 y el Premio Asia Art Award en 2016.

Cai Guo-Qiang, Mountain in Heat, 2016. Pólvora sobre lienzo. Foto de Yvonne Zhao, cortesía de Cai Studio

El espíritu de la pintura

El proyecto fue presentado por Miguel Zugaza el pasado mes de marzo en el Salón de Reinos en uno de los últimos actos de éste como director de El Prado. Zugaza, que además ejerce como comisario de la exposición relativa al proyecto que podrá verse de octubre del 2017 a marzo del 2018, contó como el proyecto se planteó hace dos años cuando el pintor chino visitó la exposición que El Prado dedicó al centenario de El Greco. 

No es la primera vez que Cai Guo Qiang, que se declara un gran admirador de los clásicos españoles, expone en nuestro país, ya que anteriormente lo ha hecho en el IVAM de Valencia y en el Guggenheim de Bilbao, pero en esta ocasión lo hará en el Salón de Reinos del Museo de El Prado, en el que creará una serie de pinturas inspiradas en lo que fue el Palacio del Buen Retiro, utilizando su original técnica basada en la pólvora y para las que contará con la ayuda de un equipo de expertos en pirotecnia valencianos. La exposición titulada El espíritu de la pintura, constará de varias obras a escala monumental y ahondará en la relación personal del autor con los grandes maestros de El Prado.

En esta exposición los visitantes conocerán la influencia ejercida por El Greco en la obra del artista chino, presente en sus piezas más tempranas, así como en el viaje que le llevó a recorrer los lugares esenciales en la vida de El Greco, como su ciudad natal en Creta, Venecia, Madrid y finalmente Toledo.

Con esta exposición Cai Guo-Qiang aspira descubrir el espíritu de su propia pintura, a la vez que se plantea diversas cuestiones sobre la pintura contemporánea. Con su técnica artística única de utilización de la pólvora, ahondará en los temas y sensibilidades de grandes maestros presentes en El Prado como Tiziano, Velázquez, Rubens o Goya

Con este proyecto además se pretende alentar un uso alternativo del Salón de Reino que tantos años sirvió como museo del ejército, y que sirva como sede de residencias para artistas contemporáneos que trabajen durante un tiempo en el espacio, para posteriormente dar a conocer el resultado de su obra a través de una exposición en la pinacoteca.

Cai Guo-Qiang, Palmyra, 2017. Pólvora sobre lienzo. PFoto de Wen-You Cai, cortesía de Cai Studio


Cai Guo Qiang e Isabel Coixet

Isabel Coixet y Cai Guo-Qiang en el estudio del artista
 en New Jersey, USA.
 ©Stephanie Yang Che
Otro de los ingredientes de esta exposición que en WoW nos ha enamorado es la colaboración surgida entre el artista chino y la cineasta catalana Isabel Coixet, que ha creado una película para documentar el proceso de creación de las obras de Cai Guo-Qiang durante estos meses en el Salón de Reinos.

El documental dirigido por Coixet y producido por Miss Wasabi Films para El Prado, tendrá una duración de 60 minutos y mostrará el trabajo del artista chino en todo su proceso creativo, desde los inicios del proyecto en el estudio del artista en Nueva Jersey, hasta la producción de las obras en el Salón de Reinos.

El documental tendrá una versión más corta, de 20 minutos, que se mostrará en la exposición que El Prado tiene preparada para octubre de este año y se proyectará en la sala D del edificio de los Jerónimos. 

La cineasta catalana ha declarado admirar a Cai Guo-Qiang desde hace mucho tiempo. Según ella "La espectacularidad y magnificiente belleza de sus obras deja boquiabierto a medio mundo, a mi incluida, pero su talento no termina en usar una técnica propia y estrechamente conectada a su pasado cultural. Va mucho más allá. Es como si la inundación que hace en el cielo de colores, fuego y resto de pólvora le conectan con algo elevado, místico y claramente único".



No hay comentarios:

Publicar un comentario