sábado, 25 de febrero de 2017

Entrevista a José Antonio Vallejo: en ARCO el entusiasmo es la tónica general

Si ayer era el director de un festival el que nos contaba su experiencia en la Semana del Arte, hoy queremos que sea un artistas participante en ARCO, el que nos exponga su punto de vista sobre esta feria y sobre la experiencia artística en general. Hablamos de José Antonio Vallejo, un artista que a través de sus dibujos crea un mundo onírico y personal sobre experiencias tan íntimas como el amor o el sexo.

¿Después de todos estos años trabajando, como valoras tu experiencia como artista?

Poder realizar mi primera individual cuando estaba aún cursando el Máster en creación e investigación de la UCM me hizo poder darme cuenta muy pronto de lo complejo que resulta el mundo del arte. Desde 2009 mucho he evolucionado tanto en el dibujo como en experiencias ya en ferias como Estampa, Hybrid… Y este año pudiendo colaborar con ABC en su stand de Arco. Todos los pasos que he dado en esta carrera han sido pequeños pero firmes y el camino aún es largo por recorrer, pero me siento con más ganas que nunca.

¿En qué se diferencia tu trabajo de otros artistas de tu generación?

Siento que pertenezco a una generación con características comunes. Una muy importante fue la infancia dorada que vivimos y que se ha traicionado con la crisis. Eso ha provocado un discurso común en algunos de nosotros, quizá en otros autores más presente, mediante el cual ponemos de manifiesto un poco esa sensación de robo y de promesas incumplidas. En mis dibujos los personajes se relacionan a partir de un entorno aparentemente festivo pero en el que parece que o bien ha sucedido algo trágico para alguno de ellos o la incertidumbre de que eso se produzca sobrevuela la escena. Luego también hemos sido una generación en la que algunos hemos optado por ser muy respetuosos con la técnica y el dibujo es muy fácil amarlo porque es sincero y da mucho por nada. Haciendo Bellas Artes hice muchas asignaturas de grabado y aprendí mucho sobre la composición de la imagen, sobre limpieza en forma y fondo. Si algo diferencia a mi trabajo de otros supongo que finalmente es la especie de historia interminable que estoy formando y que pese a materializarse a través de los lapiceros principalmente, se nos presenta en ocasiones interdisciplinar ya sea completada con instalaciones, esculturas 3d o performance.

¿Quiénes son esos personajes tan interesantes que aparecen en tus obras? 

Ahora estamos por aquí tres principalmente: Oso de peluche, Marioneta y Muñeco Hinchable. Oso fue el primero y se encarga de mi parte más amorosa, Marioneta vino después y habla sobre el dejarse llevar por los demás, las opiniones o los juegos entre palabras e imagen y Muñeco Hinchable ha sido la última incorporación, se encarga de la sexualidad pero aparentemente de forma naif, loca e inestable… Todos ellos parten de autorretratos, fotografías que me tomo y luego transformo en siluetas. Me sirvieron mucho para poder hablar de mí mismo sin exponerme de forma incómoda, eran un filtro ideal para dibujar una especie de diario pero ahora están empezando a tomar la palabra y vivir una vida dentro de su universo.

¿Cuáles son los principales temas sobre los que gira tu trabajo?

El amor es el tema principal. También la muerte, el engaño, la inocencia… Supongo que soy una persona romántica.

¿En qué consiste tu intervención en ARCO?

Arco ha supuesto enfrentarme a realizar mi dibujo no sobre el papel que uso, sino sobre una pared y adaptar el formato ha sido costoso pero ha merecido la pena. He realizado un pequeño fragmente abierto de bosque en el cual mis personajes deambulan y que se abre a la intervención de mis compañeros.

¿Con quién más estas trabajando en ARCO?

Allí físicamente en los laterales tengo a Ana Barriga y Manuel Antonio Domínguez. Tenerlos tan cerca me ha demostrado lo buenos profesionales que son y su forma de trabajar tan abierta generó enseguida diálogo. Tenemos a Rafael Jiménez, Miguel Ángel Fúnez, Estefanía Martín Sáenz, Javier Conde, Fran Ramírez, Olga de Dios y Federico Sposato. He coincidido allí con la mayoría y el entusiasmo es la tónica general.

Y el fin de semana en Hybrid, ¿verdad?

Si, con Veo Arte en todas partes nos organizamos genial, tenemos una relación muy estrecha, y una amistad que hace que los proyectos salgan solos. Las ideas de Nuria son increíbles, es una perfecta narradora y transmite fervientemente el arte a sus seguidores. Con todo eso es fácil decirle siempre que sí a cualquier locura.

Hybrid es muy diferente de Arco, la gente va buscando cosas más accesibles y pasar un buen rato, pero eso a mí también me atrae. Hay un público no profesionalizado al que se le debe atraer al arte y demostrarle que hay piezas asequibles de las que te puedes enamorar y llevarte a casa con un sueldo mileurista.

¿Cuáles son tus próximos proyectos?

Está siendo un comienzo de año tan bueno que me da vértigo mirar hacia delante. Quisiera que la semana no acabase nunca porque hay mucho agotamiento pero también muchas alegrías. Próximamente habrá más colaboraciones con Veo Arte por supuesto y también con el proyecto online de David Delgado DDR Art Gallery. Con respecto a mi obra quiero explorar formatos que sólo he rozado, la instalación y el vídeo sobre todo. Estas etapas donde te empiezas a sentir a gusto con lo que haces hay que temerlas y darte un pequeño giro, salir de la zona de confort y ver qué sucede. Mi proyecto más importante como artista es en definitiva seguir creciendo tan bien acompañado como hasta ahora.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada