viernes, 4 de marzo de 2016

'Otra puta feria más' y la madre que las parió a todas.

Lidia García, 'JA!'
En esta semana en la que todos los blogs y revistas especializadas hacen balance de ARCO y sus ferias satélite, en Why On White queremos hablaros de un movimiento emergente que trata de combatir el modelo clásico de feria de arte tradicional. La crítica al mercado del arte.

Podría parecer una contradicción, pero lo cierto es que cada vez son más las ferias que apuestan por un modelo de negocio alternativo y muy crítico con el estilo de las ferias de arte tradicionales.

¿Hay suficiente mercado del arte en España para tanta feria? ¿Es efectivo concentrarlas en la capital en apenas cinco días? Ésta es la duda que nos plantea 'Sobredosis 2016', una exposición de arte contemporáneo que critica la agrupación de tantas ferias de arte en la misma ciudad, Madrid, durante unos pocos días.

Cuando preguntamos a Raquel Moraleja, comisaria de la exposición, si no es un tanto contradictorio montar una exposición en la misma semana que ARCO y a la vez criticar la sobredosis de arte en esa semana, ésta nos argumenta:

"Fuimos conscientes de que aquello era un riesgo. Pero a la vez, también era una motivación. Inauguramos la exposición el martes 23, justo antes de que arrancasen las grandes ferias como ARCO, Art Madrid o RoomArt Fair. Y durante los días de ferias, la exposición se cerró. El visitante tenía que visitar las ferias, sentir ese exceso, acabar derrotado, y después, durante esta semana del 29 de febrero al 6 de marzo, venir a Sobredosis a reflexionar a través de las obras de nuestros artistas sobre lo que han vivido. Esa era la idea".


Ana Martínez, 'Free WiFi'
Pero 'Sobredosis' no es la única feria de arte que reúne el trabajo de artistas, galeristas y gestores críticos con ARCO y sus ferias satélite, en el mismo sentido, 'Otra Puta Feria Más' (O*F+) es la crítica más irreverente al mercado del arte con su proyecto expositivo comisariado por Julio Falagán para Galería 6más1 y que sus propios creadores definen como "un absurdo intento de formar parte de algo en un mundo saturado y malfuncional como es el mercado del arte en España".

O*F+ está compuesta por más de 70 obras de artistas nacionales e internacionales que se muestran colocadas alfabéticamente. Todas tienen el mismo tamaño, Din A4, la misma temática, el mercado del arte, tienen el mismo marco y el mismo valor para todas, 300€. Cuando un 'coleccionista' quiera adquirir una copia seriada de la obra, podrá coger el mismo el original y dirigirse al fondo de la galería donde podrá hacer una fotocopia por 0,50€ (que mucho criticar el mercado del arte, pero dónde se han visto fotocopias a 0,50€), estamparle el sello de autentificación de la feria y volver a dejar el original en su sitio. Cuando el original sea vendido, no se podrán realizar más copias del mismo. Todo el dinero recaudado en la 'feria' se invertirá íntegramente en la Lotería Nacional, y si toca el premio se repartirá entre todos los participantes en la feria.

El artista Julio Falagán, que en este caso actúa como comisario de la muestra, trata con este proyecto de democratizar el mercado del arte convirtiéndolo en accesible para todos los públicos y denunciando a su vez lo infructuoso que sería intentar eliminar la especulación del mercado del arte. Siempre con mucho humor y poniendo de relieve lo ridículo de la feria en si misma.

La feria/muestra estará abierta hasta el 19 de marzo, por lo que todavía estáis a tiempo de convertiros en coleccionistas.

Pero el festival iniciador de un modelo alternativo a ARCO y Cia. y que, en nuestra opinión, supone una mayor amenaza al modelo tradicional de feria de arte, es 'Franqueados' ya que propone la utilización de espacios no convencionales para la exhibición. Así los escaparates de los locales comerciales del barrio de Malasaña de Madrid se convierten por 10 días en un enorme y popular mercado de arte (aunque el mercadeo de las obras no son el principal objetivo del festival, todas están a la venta) con obras de 23 artistas nacionales e internacionales. En esta, su cuarta edición, la temática elegida ha sido 'La ciudad verde'.


El propio responsable del festival, Jorge de la Cruz, nos explica que "Franqueados nace en 2013 como una alternativa para el público a la hora de entender el arte más actual, y para los artistas como un trampolín a la hora de mostrar un trabajo innovador de forma masiva e inusual". Sin embargo cuando le preguntamos si considera el festival una amenaza para las ferias más cláscicas Jorge de la Cruz nos contesta "Más allá de convertirse en una amenaza entendemos Franqueados como un complemento que armoniza el panorama, que se articula entre la red de ferias para invitar a otro tipo de reflexión y otro tipo de vivencia, no basada en la venta como principal detonante sino en el deleite y la originalidad. Más allá, en un segundo plano, las obras de Franqueados también están a la venta pero es el artista quien lo gestiona sin que nosotros intervengamos o nos beneficiemos de ninguna forma".

Y en este artículo sobre la crítica ácida al mercado del arte, no podemos olvidarnos de nuestras amiga (o al menos eso dice ella) Vera Icon, que se trasladó a Madrid el fin de semana pasado para poder participar en 'We Are Fair', donde nos dio una clase magistral de arte contemporáneo. Además, Vera, realizó una performance, en la que tuvimos el placer de participar, titulada 'The Art is Absent' en la que puso de relieve lo ridículo de algunas de las obras de arte más famosas de los últimos tiempos, lanzando una crítica mordaz contra Marina Abramovic y su 'The Artist is Present'.

Cuando le preguntamos sobre el significado de `The art is absent', Vera nos contesta con algo de desgana "I’m tired of going to performances where you’re supposed to admire the artist’s work, like in a rock concert or a museum, or an award ceremony. Performances should be about the people who come. The artist is just the excuse for something to happen. And you should never know how it is going to end. I prefer the old name, ‘happening’" (estoy cansada de acudir a performaces donde se supone que se debe de admirar el trabajo de un artista como en un concierto de rock o un museo o una entrega de premios. Las perfomances deberían tratar sobre la gente que participa. El artista es solo una excusa para la acción. Nadie debería saber cómo acaban. Yo prefiero el antiguo término, 'happening'). Vera da un largo trago a su vodka y continua explicándonos el objetivo de 'The Art is Absent' "It wasn't my performance. I was there to do whatever people wanted me to do. I was just the excuse for anybody to perform, and share. And we shared kisses, hands, hearts, warmth, selfies, lipstick and booze. It wasn't about art. The art was absent. Life was present". (Esta no era mi performance. Yo estaba allí para hacer lo que la gente quisiera. Yo solo era la excusa para que cualquiera pudiera actuar, y compartir. Y compartimos besos, manos, corazones, amabilidad, selfies, pintalabios y chupitos. Aquello no tenía nada de arte. El arte estaba ausente. La vida estaba presente).

Su crítica al trabajo de Marina Abramovic nos llama la atención, por eso la preguntamos y Vera concluye "I used to like her work when I was young and naïve. But then she became a star somehow. And now it is all about worshipping Mater Dolorosa. In ‘The artist is present’ she acted just like the new Nefertiti, or the sphinx who would never ask the question. That is rude and tedious and frustrating. Everything was under her control, the only thing you could do was to look at her horrid facelift. I understand she doesn’t want to be alternative anymore, but is it really necessary to do the same thing Gaga or Beyonce or any of those irritating divas are doing?" (Antes me gustaba su trabajo, cuando yo aún era joven y naïve. Pero entonces, de algún modo, se convirtió en una estrella. Ahora todo se basa en adorarla como a una Mater Dolorosa. En 'The Artist is Present' ella actuó como una nueva Nefertiti o como la esfinge que nunca realiza su pregunta. Eso es maleducado, aburrido y frustrante. Todo estaba bajo su control, lo que único que se podía hacer es observar su horrible lifting. Entiendo que ella no quiera ser alternativa nunca más, pero ¿era realmente necesario hacer las mismas cosas que Gaga, Beyonce o alguna de esas irritantes divas?).


Y hasta aquí nuestro repaso a las ferias y exposiciones que han demostrado que se puede hacer arte criticando las ferias y exposiciones. Y recordad que en Why On White no pretendemos entrar en el debate sobre el modelo de mercado del arte... a no ser que nos paguen por ello.

No hay comentarios:

Publicar un comentario