viernes, 6 de noviembre de 2015

Entrevista a David Cata "El dolor es uno de los sentimientos desde los que creo"

El dolor y los recuerdos son el hilo conductor en la obra de David Catá, un joven artista que trabaja principalmente con la fotografía y la vídeo-performance y que fue seleccionado por nuestro jurado como uno de los 5 artistas emergentes con mayor proyección en los próximos años. Con él hemos hablado de su inclusión en este ranking y hemos aprovechado para preguntarle sobre su obra y sus próximos trabajos.


David Catá 'Autorretrato', 2015


Julio: Enhorabuena por haber sido seleccionado como uno de los 5 artistas emergentes con mayor proyección por nuestro jurado...

David: Muchas gracias Julio…  y al jurado por tenerme en consideración para aparecer en esa lista.

Julio: Dicen que los premios y los reconocimientos siempre llegan por sorpresa, ¿en tu caso ha sido así?

David: Fue una gran sorpresa. No tenía ni idea de su realización, me enteré por Facebook a través de una publicación en la que me etiquetaron y realmente no entendía de qué se trataba. Una grata sorpresa sin duda alguna.

Julio: Como artista, ¿cuál es tu impresión sobre los cuatro nombres que te acompañan en esta especie de ranking? ¿Echas en falta a alguien?

David: Estoy muy de acuerdo con los 4 nombres que me acompañan, conocía sus trabajos y me parece que mantienen coherencia en sus proyectos, son potentes, arriesgados y lo más importante, sinceros. Estoy seguro de que si el jurado estuviese formado por otras personas muchos de nosotros no estaríamos en esa lista, es algo muy subjetivo. El panorama artístico español tiene la suerte de contar con gente que también se merece estar en esa lista como Arturo Comas, Verónica Vicente,  Jesús Madriñan,… y podría seguir citando nombres.

Julio: Hablemos ahora un poco sobre ti. ¿Cuándo comenzaste a interesarte por el arte?

David Catá 'Cimientos, 01', 2011
David: Desde muy pequeño tengo inquietudes artísticas. Pero de una forma profesional podría decir que desde hace 4 años, cuando terminé el máster fotográfico Concepto y Creación en EFTI. Ahí comencé a dedicarme por completo a mis proyectos artísticos, compaginándolos con trabajos esporádicos y mi pasión por la música.

Julio: ¿Utilizas la música en tu proceso artístico?

David: Sí, me inspiro mucho en los sonidos y soy incapaz de trabajar si no suena música de fondo, me relaja. Mi ilusión desde pequeño era ser compositor, recuerdo que con 7 años tocaba un pequeño órgano debajo de las escaleras del comercio de mis padres mientras ellos atendían a los clientes. Ahí creaba pequeñas melodías que nunca llegué a escribir. 

Curiosamente, desde que me detectaron otoesclerosis he comenzado a componer. Mi intención es que cada proyecto que haga vaya acompañado de una pequeña creación musical.

Julio: Como artista has utilizado varias técnicas como la fotografía, el vídeo, la pintura... ¿con cuál te sientes más cómodo?

David: Con todas ellas. Cada una me aporta algo diferente a la hora de expresarme.

Julio: ¿Te definirías como un artista cercano al surrealismo?

David: me cuesta mucho definirme, si que tengo connotaciones surrealistas, sobretodo en mis proyectos pictóricos, son muy Dalinianos. Pero en general, no los considero surrealistas aunque puedan tener cierta similitud estética, como el proyecto “Cimientos”. Me gusta definirme como un “poeta visual”.

Julio: Tu mismo has dicho que la memoria es importante en tu trabajo, ¿por qué? ¿Qué significa para ti la memoria?

David: La memoria es historia y todos formamos parte de ella. Mi trabajo habla sobre la memoria y las emociones ligadas a ella. Los sentimientos que se despiertan al recordar vivencias, personas, momentos, vínculos…

Julio: Y el dolor, ¿dirías que es importante en tu trabajo?

David Catá 'Cimientos, 02', 2011
David: Muy importante, es uno de los sentimientos desde el que creo. Pero puntualizo que no me interesa la connotación física del dolor, si no la emocional.  Mi vida está marcada por ciertos acontecimientos de los cuales no me gusta hablar y el arte se convierte en la vía de escape y lenguaje para expresar y liberar esas emociones.

Julio: Tu serie más reconocible es 'A Flor de Piel'. Cuéntanos un poco como surgió esta idea...

David: La idea surgió durante mi master fotográfico en la escuela EFTI,  en Madrid. Tenía que hacer una fotografía con un guante y decidí coserlo a la palma de mi mano.  A partir de ahí comencé a reflexionar sobre lo que suponía coser mi piel y lo que eso significada. De todos modos, creo que todo se remonta a mi infancia, mi madre es costurera y yo solía coger sus agujas para perforar la piel  de la yema de mis dedos.

Julio: A raíz de esta serie realizaste varias performances, ¿cómo se relacionan estas acciones con la serie en si misma?

David: “A flor de piel” es en sí una performance, una acción que representa mi unión con las personas importantes en mi vida. Las fotografías y el video performático son la documentación de esa acción. Una acción que representa la huella que han dejado en mí esas personas, quedando mi cuerpo marcado temporalmente. Aunque se regeneren esas cicatrices, la huella queda latente en la memoria de la piel. La performance es completamente necesaria para transmitir el mensaje.

David Catá 'A flor de piel, 11',  2013
Julio: ¿Satisfecho con el resultado?

David: Si, soy muy exigente con mi trabajo y cuido mucho todos los detalles. No presento nada de lo que no esté realmente satisfecho, en lo que crea y pueda defender.

Julio: ¿En qué estás trabajando ahora? ¿Cuáles son tus próximos proyectos?

David: Estoy trabajando en varios proyectos expositivos y artísticos. Siento que estoy en un momento de evolución creativa. Uno de esos proyectos saldrá a la luz muy pronto, lo realicé en Berlín. Es un trabajo que hablar sobre el renacer y los cambios que nos hacen evolucionar. En él utilizo las cenizas, resultantes de la combustión del carbón que utilizaba para calentar mi hogar en Berlín, como elemento metafórico de ese cambio y fin de una etapa, mi estancia en Alemania.

Otro proyecto es “Sonidos ahogados”, compuesto por fotografía, vídeo y una pieza musical compuesta por mi e inspirada en la enfermedad degenerativa que me detectaron hace 4 años,  otoesclerosis. La pieza musical está compuesta por dos acordeones, violín, violonchelo y contrabajo, la presentaré a finales de este año.

Julio: Pues muchas gracias por tu tiempo y espero verte pronto de nuevo por Madrid.

David: ¡Gracias a ti! ¡Ha sido un placer! 



1 comentario:

  1. Maravilloso su trabajo, mis felicitaciones. Diré que no hay como sentir el dolor en la propia piel y lo refleja en su propio sentir...
    Un placer llegar a su casa.

    ResponderEliminar