miércoles, 29 de enero de 2014

Nuevas formas de vender arte. Nuevas tecnologías, nuevos canales.

Parece que ha tardado, pero finalmente Internet ha acabado por revolucionar no sólo las formas de hacer arte, sino también su comercialización. Parecía un paso lógico que una vez se vendía casi de todo en internet, que también el arte se pudiera comprar y vender a través de esta inmensa plataforma. Así, los gigantes de internet se han volcado en crear proyectos para la comercialización de obras de arte, el último en llegar, ha sido Amazon Art. Y es que como indica la artista multimedia Sandra Alvaro "La iniciativa de Amazon es consecuente con el modo de distribución propio de la sociedad de la información, nuestra sociedad contemporánea. Y confiere al arte comercial las ventajas de la distribución masiva y horizontal que ofrece Internet".

Pero como afectarán estas nuevas plataformas de comercialización al mercado del arte, está aun por descubrir. Lo que parece claro, es que captarán una buena parte del mercado.  "El poder comprar una obra de Monet o Andy Warhol por Internet sin tener que recurrir a los señores del mercado que han especulado y acaparado estas obras, cuestiona todo un sistema que han mantenido largo tiempo." Nos indica Sandra.


Respecto a si esta nueva forma de comercialización afectará a la producción artística, Sandra es escéptica: "Muy escasamente. Simplemente porque hace tiempo que el Arte contemporáneo, comprometido con su presente, tiene muy poco que ver con el mercado del arte.(...) El arte procesual, la performance, las instalaciones interactivas, el arte destinado a Internet e incluso el video arte da lugar a manifestaciones que raramente se ven en las paredes de las galerías y que tampoco va poder ser servido por correo postal por Amazon. (...) De todos modos el arte como producto de lujo y prestigio destinado a las paredes privadas de la burguesía es un invento del siglo XVIII y ya ha durado bastante."

Sin embargo queda mucho para que las plataformas online sustituyan por completo las tradicionales galerías, ya que éstas no son sólo tiendas de cuadros, sino que en muchos casos se convierten en comunidades artísticas en si mismas, ofreciendo una experiencia de compra única para el coleccionista en la que el papel del galerista es fundamental como prescriptor de confianza y conocedor de la obra.

En este sentido es muy representativa la opinión que nos dá Victoria Aguiló, directora del Centre d'art La Real en Palma de Mallorca, para conocer la visión que tienen los galeristas sobre las nuevas formas de comercialización. Victoria se muestra muy optimista en cuanto a la irrupción de Amazon en el mercado del arte, aunque apunta "a pesar de la gran capacidad de Amazon tendremos que esperar tres o cuatro años para ver si realmente les resulta rentable. Vender arte es siempre un negocio difícil ya sea en la galerías tradicionales o a través de los nuevos medios de comercialización". 

Para Victoria estas nuevas plataformas no representan una competencia peligrosa ya que "los románticos seguirán acudiendo a las galerías. Nos nutrimos de públicos diferentes y estas plataformas se suelen centrar en ventas que resutan más económicas. Hay mercado para todos".

Sin embargo el punto de vista es diferente desde el otro lado. Hablamos con Laura Cuesta Montilla autora del blog "Arte para ti" quien ha estudiado de cerca el mercado del arte a través de internet. Cuesta está convencida de que "pueden ir perfectamente de la mano, ya que la galería tradicional es una figura fundamental. Todos sabemos que disfrutar una obra en directo no tiene precio. El papel de la galería on-line es contribuir a la búsqueda de clientes potenciales más allá de las puertas del establecimiento -o del círculo del artista- y ofrecer facilidades de compra. Es interesante considerar que juntos despliegan un abanico de posibilidades destinado a satisfacer las necesidades de la oferta y la demanda artística, y que de esa forma se complementan".

De hecho Cuesta cree que las nuevas formas de comercialización pueden ser muy positivas para el arte tradicional. "Las nuevas tecnologías son, hoy en día, una de las herramientas más útiles a la hora de difundir la obra de los artistas -que es el principal objetivo de los creadores y los intermediarios del mercado del arte-". Dice Cuesta.

Pero la gran duda que quizá atormente a muchos, es si este sector se librará de la tormenta que está suponiendo internet para muchas formas de expresión como son la música, el cine, la literatura o si por el contrario puede suponer un aliado para los artistas y las galerías a la hora de promocionar sus obras. Y para esto, no tenemos respuesta, ahora nos toca esperar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario