martes, 6 de agosto de 2013

Darren Almond en Alcalá 31

Una de las ventajas de no haberlo dado todo en la manifestación del Orgullo en Madrid, es que al día siguiente, domingo por la mañana pude levantarme pronto y salir a pasear. La ciudad lucía las ruinas habituales tras 5 días de fiesta pero pude aprovechar el paseo para entrar en la exposición de Darren Almond en la sala Alcalá 31. No pudo gustarme más!!


El británico Darren Almond, conocido por pertenecer a ese heterogéneo grupo de los Young British Artist, se hizo famoso por mezclar su pasión por los viajes con su obsesión por representar el tiempo. Fruto de ello, las estaciones de trenes tienen una gran importancia en su obra, un protagonismo que se hace evidente en las primeras salas de la exposición. En ellas Almond utiliza relojes de muy diversos tipos como una muestra de la importancia que actualmente tiene el paso del tiempo para nosotros y el peso de la inmediatez en la sociedad. También en estas salas se muestran grandes murales que representan los relojes presentes en los espacios públicos como estaciones de tren o aeropuertos. Son obras de gran tamaño formadas por paneles individuales que no encajan entre sí en los que se representan cifras. 

Lo más espectacular de la exposción es la videoinstalación que se muestra al final de la primera planta. Titulada All Things Pass y realizada en 2012. Ésta está compuesta de cinco pantallas que muestran el rodaje realizado en Chand Baori (provincia de Rajastán, India) que retrata una apabullante estructura escalonada construida para recoger el agua de lluvia durante el monzón en una zona desértica.

Los vídeos de la instalación combinan las imágenes de sequía con las del monzón y recoge las llegada de las primeras lluvias y como el agua recorre los escalones hasta quedar tranquilamente estancada en la pirámide invertida que forma Chand Baori.

Esta obra nos habla de como las necesidades personales del individuo (como es el agua), están relacionadas con las fases y los ciclos estacionales, con el universo y las estrellas, que también aparecen en la instalación. Y en definitiva, todo ello con el tiempo.


La exposición se completa con dos series de trabajos más: El primero Vertical Plots and Doppler Dots es una serie de obras sobre papel que nos retrotrae a la medición del tiempo utilizando el cielo y las estrellas en su camino nocturno como herramienta. La segunda serie, Fullmoon, es fotográfica y muestra diversos paisajes nocturnos realizados a través de largos tiempos de exposición que crean imágenes de luces inquitantes. De esta serie se muestran 16 fotografías realizadas en el Ártico, en las que los tonos de blanco toman un especial protagonismo. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario