martes, 26 de junio de 2012

Uta Barth en la Galería Elvira González.

Me había prometido a mi mismo no daros más la brasa con PHE12, pero ayer, caminando por Madrid me  encontré con una exposición que me enamoró, no solo por la calidad del trabajo de la artista (Uta Barth, Berlín, 1958), sino también por el diseño de la exposición, que evita una disposición centralista de las obras y las distribuye por el espacio consiguiendo así que la propia galería se convierta en un elemento más de la exposición. 

Inaugurada el 23 de Mayo dentro del festival Off de PHE12 (que no deja de darnos agradables sorpresas), esta exposición es la primera muestra individual de Uta Barth en nuestro país.

Uta Barth es una fotógrafa atípica. Realiza su trabajo sin salir de su estudio en su apartamento de Los Angeles ya que su obra no se centra sobre la realidad social, ni sobre la vida convulsa en una gran urbe. Sino que, como ella misma dice, prefiere centrarse en la luz y el paso del tiempo. Una de las características definitorias del trabajo de Uta es la importancia del mirar: 'Quiero que la gente sea consciente del acto de mirar y por ello tengo que vaciar la imagen'. Ese vaciar la imagen es lo que la lleva a desarrollar un minimalismo elegante donde todo objeto susceptible de distraer al espectador es drásticamente suprimido.

Las 14 obras exhibidas se dividen en tres series. La primera …and to draw a white bright line with light nace de la exploración de su propio dormitorio. La serie la componen dípticos o trípticos en los que una línea de luz, reflejada en las cortinas de su casa, se mueve en función del tiempo que pasa en una sola tarde. Este lirismo del paso del tiempo reflejado en algo tan sencillo como una línea de luz potencia la exploración del tiempo y el acto de mirar, de observar los pequeños cambios. Compositions of Light on White, su segunda serie, podría definirse como una continuación de la primera, solo que en esta ocasión son los muebles del dormitorio los que, a modo de lienzo sobre el que se reflejan los haces de luz, crean atmósferas abstractas. La propia artista indica que éstas son obras donde se reconoce la influencia de Mondrian. En la última y más reciente de las tres series, Deep Blue Day, Uta vuelve a interactuar con las cortinas, solo que en esta ocasión introduce un brazo que atrapa la cortina y hace fluir la luz dentro del dormitorio

A Uta Barth le gusta la simplicidad, se aleja de la tecnología punta, llega incluso a trabajar con cámaras analógicas frente a las digitales ya que como ella misma indica 'si necesito hacer algo más complejo, pregunto a alguien que sepa más que yo'.

Aunque solo quedan unos días, os recomiendo que os deis una vuelta por la galería Elvira González. Una auténtica delicia de exposición que a cualquiera le hubiera encantado poder diseñar. 



Uta Barth
Galería Elvira González
Calle General Castaños 3
Hasta el 30 de Junio




No hay comentarios:

Publicar un comentario