miércoles, 4 de abril de 2012

齊白石 ¿Y quién es Qi Baishi?

¿Y quién es ese desconocido pintor que ocupa el segundo lugar de los artistas con mayor valoración en el 2011? Se trata de Qi Baishi (齊白石, 1864-1957), uno de los mayores pintores chinos del siglo XX, muy valorado por los coleccionistas asiáticos.


Qi Baishi nació en la provincia de Hunan (湖南) en el seno de una familia de campesinos humildes. Su naturaleza enfermiza y su debilidad física impidieron a Baishi tanto acudir a la escuela como trabajar en el campo y lo relegaron al confinamiento en el hogar doméstico donde aprendió el oficio de la carpintería. Sin embargo en torno a los 20 años comenzó su interés por diferentes estilos artísticos como fueron la poesía o la caligrafía aunque fue , sin duda, la pintura en la que más destacó. 


En un principio se especializó en el retrato aunque en torno a los 40 años se dedicó a viajar por toda China tornando sus intereses hacia la naturaleza. Después de recalar un tiempo en Shanghai donde conoció a Wu Changshuo (吳昌碩), quien influyó fuertemente en su obra, estableció su taller en Beijing donde creo un estilo muy personal basado en la naturaleza y en pequeños animales.

Desde el punto de vista estilístico, Baishi se caracteriza por hacer un arte popular, donde los objetos cotidianos cobran protagonismo. Los textos que acompañan sus obras son fáciles de entender para todo el público y en estos el humor tiene una gran importancia. Se trata por lo tanto de un estilo muy popular, cercano, sencillo (que no simple) y de fácil entendimiento.

Baishi muestra una gran atracción por la naturaleza centrándose más en los pequeños elementos que la conforman, como insectos, ratones y melocotones,  que en los grandes paisajes, utilizando una tinta pesada, de brillantes colores y vigorosos trazos que crean obras frescas y de fácil interpretación.


En los últimos años de su vida desarrolló interés por las gambas, los crustáceos y en general los animales de pequeño tamaño. Y son precisamente estas obras tardías, realizadas con trazos afilados y enérgicos, en las que unas simples manchas de tinta se convierten en gambas en movimiento, las que alcanzan un mayor precio en el mercado del arte.

Qi Baishi murió en Beijing en 1957 a los 96 años de edad después de haber recibido el reconocimiento de sus contemporáneos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario